Parálisis Cerebral Infantil

¿QUE ES LA PARALISIS CEREBRAL INFANTIL?

La parálisis cerebral infantil es el término que se usa para describir las alteraciones en las funciones o estructuras cerebrales encargadas de controlar y coordinar los músculos, el movimiento y la postura, debido a una lesión no progresiva en el cerebro durante el desarrollo del sistema nervioso, quiere decir durante el desarrollo fetal, en el parto o en los primeros años de la vida de un bebé (prenatal, perinatal y postnatal). También es importante remarcar que la parálisis cerebral no es una enfermedad (el daño cerebral no es progresivo) sino la consecuencia de una lesión.

Es frecuente que la lesión cerebral haya afectado a otras funciones o estructuras cerebrales, por lo que además de los trastornos motores se acompañan frecuentemente de alteraciones sensoriales, perceptivas, cognitivas, de la comunicación, epilepsia y/o problemas musculoesqueléticos secundarios.

El grado en el que esta discapacidad afecta a cada persona es diferente, y viene determinado por la intensidad y el momento concreto en que se produce la lesión. Bajo el término parálisis cerebral infantil se engloba a personas con realidades funcionales muy diferentes, que solo comparten cierto grado de alteración en el control motor. Hay personas en las que la lesión apenas interfiere con el desarrollo de sus actividades mientras que otras requieren apoyo para las actividades más básicas de la vida diaria. Por ello, el diagnóstico de parálisis cerebral no debe convertirse en una etiqueta pues no implica un pronóstico determinado sobre su desarrollo y no debe ser utilizado para limitar las oportunidades y/o los derechos de la persona. El término se emplea fundamentalmente por su valor práctico para agrupar a personas con ciertas características comunes y definir aspectos relacionados con los servicios que se les presta.

¿CUALES SON LAS PRINCIPALES CAUSAS?

Las causas se clasifican de acuerdo a la etapa en que ha ocurrido el daño a ese cerebro que se está formando, creciendo y desarrollando.

Causas prenatales (durante el embarazo):

1- Anoxia prenatal. (circulares al cuello, patologías placentarias o del cordón).

2- Hemorragia cerebral prenatal.

3- Infección prenatal. (toxoplasmosis, rubéola, etc.).

4- Factor Rh (incompatibilidad madre-feto).

5- Exposición a radiaciones.

6- Ingestión de drogas o tóxicos durante el embarazo.

7- Desnutrición materna (anemia).

8- Amenaza de aborto.

9- Tomar medicamentos contraindicados por el médico.

10- Madre añosa o demasiado joven.

Causas perinatales (en el momento del parto):

Son las más conocidas y de mayor incidencia, afecta al 90 % de los casos.

1- Prematuridad.

2- Bajo peso al nacer.

3- Hipoxia perinatal.

4- Trauma físico directo durante el parto.

5- Mal uso y aplicación de instrumentos (fórceps).

6- Placenta previa o desprendimiento.

7- Parto prolongado y/o difícil.

8- Presentación pelviana con retención de cabeza.

9- Asfixia por circulares al cuello (anoxia).

10-Cianosis al nacer.

11-Broncoaspiración.

Causas posnatales (enfermedades ocasionadas después del nacimiento):

1- Traumatismos craneales.

2- Infecciones (meningitis, meningoencefalitis, etc.).

3- Intoxicaciones (plomo, arsénico).

4- Accidentes vasculares.

5- Epilepsia.

6- Fiebres altas con convulsiones.

7- Accidentes por descargas eléctricas.

8- Encefalopatía por anoxia.

TIPOS DE PARALISIS CEREBRAL INFANTIL

Hay varias clasificaciones en función de la topografía, la neuropatología o las alteraciones del tono y del movimiento predominantes. El objetivo de la clasificación es descriptivo y funcional.

Clasificación Clínica:

  • PARÁLISIS CEREBRAL ESPÁSTICA

Su principal característica es la hipertonía, que puede ser tanto espasticidad como rigidez; se reconoce mediante una resistencia continua o plástica a un estiramiento pasivo en toda la extensión del movimiento.

La parálisis cerebral espástica se produce normalmente cuando las células nerviosas de la corteza motora o vías subcorticales intracerebrales, principalmente vía piramidal, no funcionan correctamente.

Se da en un porcentaje de un 60-70% de las personas con parálisis cerebral.

  • PARÁLISIS CEREBRAL DISQUINÉTICA O ATETOIDE

Se caracteriza principalmente, por movimientos lentos y descoordinados, un tono muscular con fluctuaciones y cambios bruscos del mismo, aparición de movimientos involuntarios (que se agravan con la fatiga y las emociones y se atenúan en reposo, desapareciendo con el sueño) y persistencia muy manifiesta de reflejos arcaicos. Los movimientos son de distintos tipos: corea, atetosis, temblor, balismo, y distonías.

La parálisis cerebral atetoide es el resultado de una afectación en el sistema extrapiramidal (núcleos de la base y sus conexiones: caudado, putamen, pálido y subtalámico).

  • PARÁLISIS CEREBRAL ATÁXICA

Las personas con parálisis cerebral atáxica presentan incoordinación del movimiento y trastornos del equilibrio en distintos grados. Se distinguen tres formas clínicas bien diferenciadas que tienen en común la existencia de una afectación cerebelosa con hipotonía, en función del predominio de uno u otro síntoma y la asociación o no con signos de afectación a otros niveles del sistema nervioso, se clasifican en diplejía espástica, ataxia simple y síndrome del desequilibrio.

  • PARÁLISIS CEREBRAL MIXTA

Se hallan combinaciones de diversos trastornos motores y extrapiramidales con distintos tipos de alteraciones del tono y combinaciones de diplejía o hemiplejías espásticas, sobre todo atetósicos. Las formas mixtas son muy frecuentes.

Clasificación topográfica (según la extensión del daño cerebral):

El sufijo plejia significa ausencia de movimiento, cuando hay algún tipo de movilidad se utiliza el sufijo paresia (cuadriparesias, tetraparesias, hemiparesias y monoparesias).

  • Cuadriplejía: Están afectados los cuatro miembros.
  • Tetraplejía: Afectación global incluyendo tronco y las cuatro extremidades, con un predominio de afectación en miembros superiores.
  • Triplejía: Afectación de las extremidades inferiores y una superior.
  • Diplejía: Afectación de las cuatro extremidades con predominio en extremidades inferiores.
  • Hemiplejía: Está tomado un solo lado del cuerpo (hemicuerpo), y dentro de este el más afectado es el miembro superior.
  • Doble hemiplejía: Cuando existe una afectación de las cuatro extremidades, pero mucho más evidente en un hemicuerpo, comportándose funcionalmente como una hemiparesia.
  • Paraplejía: Son muy poco frecuentes, se afectan solo los miembros inferiores.
  • Monoplejía: Se afecta un solo miembro (brazo o pierna), estos casos son poco comunes.

Clasificación en función de la severidad con la que se manifiesta la parálisis cerebral:

  • Parálisis cerebral leve
    Se produce cuando la persona no está limitado en las actividades de la vida diaria, aunque presenta alguna alteración física.
  • Parálisis cerebral moderada
    En este caso el individuo tiene dificultades para realizar las actividades diarias y necesita medios de asistencia o apoyos.
  • Parálisis cerebral severa
    La persona requiere de apoyos para prácticamente todas las actividades de la vida diaria.
Seguir Leyendo

Esclerosis Lateral Amiotrófica – ELA –

El día 21 de Junio se celebra el día mundial de la La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y desde Clínica NeuroNova queremos explicar de qué se trata esta enfermedad y cómo actuar al respecto.

¿Qué es la ELA?

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad del sistema  nervioso central, caracterizada por una degeneración progresiva de las neuronas motoras superiores e inferiores (corteza cerebral, tronco del encéfalo y médula espinal). Esta degeneración provoca debilidad muscular progresiva que avanza hasta la parálisis y puede extenderse de unas regiones corporales a otras. Es una enfermedad que amenaza a la autonomía motora, pero también se ven afectadas la capacidad de hablar, masticar, tragar y respirar, aunque se mantienen intactos los sentidos, el intelecto y los músculos de los ojos.

La ELA es una de las enfermedades neuromusculares más comunes. Suele ser diagnosticada entre los 40 y 70 años de edad, aunque puede afectar a un rango mucho más amplio de edades, y es más frecuente en varones. Cada año se diagnostican 2 casos de ELA por cada 100.000 habitantes. En España son diagnosticados 900 casos nuevos cada año. La esperanza de vida después del diagnóstico es de 5 años para el 80% de los pacientes y  la evolución de la enfermedad puede variar mucho de un afectado respecto a otro.

Existen dos variantes de la ELA. Por un lado, la esporádica (90-95% de los casos), en la que la enfermedad ocurre aparentemente de forma aleatoria, es decir, sin ningún factor de riesgo claramente asociado y sin historia familiar de enfermedad. Por otro lado, la familiar (5-10% de los casos), en la que la ELA resulta de forma hederitaria y requiere solamente que uno de los padres tenga el gen responsable de la enfermedad.

Además, hay dos tipos de forma de presentación, diferenciándose la espinal (más frecuente y cuyos síntoma principal es la debilidad en brazos y piernas), de la bulbar (que afecta sobretodo a las funciones del habla, la deglución y la respiración, siendo la disfagia el síntoma más frecuente).

¿Qué es la disfagia?

La disfagia se puede definir como cualquier alteración de la deglución que implica una dificultad del paso del alimento desde la boca al esófago.

En función de la causa que puede provocar la alteración deglutoria podemos diferenciar varios tipos de disfagias, la disfagia que afecta a los enfermos de ELA es la Disfagia Neurógena, que como su nombre indica aparece en torno a una lesión del sistema nervioso.

Estas alteraciones pueden ser de la eficacia o de la seguridad de dicha deglución o ambas.

Hablamos de alteraciones de la eficacia cuando el alimento no llega por completo al esófago por que se pierde por el camino en varios puntos del recorrido (en la fase ora o faríngea). Esto puede acarrear consecuencias como la deshidratación o la desnutrición ya que no llega el suficiente aporte al estómago.

Hablamos de alteraciones de la seguridad cuando por consecuencia de dichas alteraciones el alimento pasa a la vía aérea poniendo en riesgo la vida del paciente. Esto puede acarrear infecciones respiratorias graves por penetraciones y/o aspiraciones del alimento al pulmón, como es el caso de las neumonías aspirativas y la asfixia que pueden acabar con la vida del paciente.

Signos clínicos de sospecha de disfagia.

  • Tos antes, durante o después de las comidas.
  • Bajada de peso.
  • Dificultades en la masticación.
  • Regurgitación nasal.
  • Tos con las propias secreciones.
  • Cambios en la voz durante y después de las comidas.
  • Sensación de ahogo o falta de aire mientras se come.
  • Sensación de alimento pegado en la garganta.
  • Comer más despacio.
  • Trocear más los alimentos.
  • Beber cada vez que se introduce alimento en la boca.

¿A quién debes acudir en caso de sospecha de disfagia, quién te puede ayudar a tratarla?

Una vez detectados estos síntomas, el especialista encargado de la exploración y diagnóstico de la enfermedad es el ORL  quien a través de una serie de pruebas (fibroendoscopia deglutoria o videofluoroscopia deglutoria) diagnosticará la alteración y te dará unas recomendaciones o pautas a seguir para mejorar tu calidad de vida, entre ellas recibir tratamiento rehabilitador de la disfagia.

El profesional encargado de tratar y rehabilitar las alteraciones de la deglución es el Logopeda, quien se encargará de diseñar tu plan de tratamiento siguiendo las recomendaciones y directrices trazadas por las características específicas de cada disfagia observadas durante la exploración.

Es de vital importancia la creación de Unidades de Disfagia específicas que incluyan el trabajo conjunto y cooperativo de Otorrinos y Logopedas especializados en disfagia.

Recomendaciones durante las comidas.

Seguir las indicaciones del logopeda

Atencion

Postura

Un bolo cada vez

No hablar

No extender la cabeza hacia atrás

Parar si aparece fatiga, hacer descansos

Lorena Magallón Gonzálvez

Logopeda de Clínica NeuroNova

COLCV 46236

¿Padeces ELA o conoces algún caso?

Existen asociaciones que ayudan, orientan e informan a las personas afectadas por esta enfermedad y a sus familiares. La asociación ADELA-CV es la asociación valenciana de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (Web ADELA). En Clínica NeuroNova colaboramos con esta asociación proporcionando tratamiento de logopedia, fisioterapia, terapia ocupacional y psicología para las personas afectadas.

 

 

 

Seguir Leyendo

Miastenia Gravis

La Miastenia Gravis, es un trastorno autoinmune,que consiste en que el propio cuerpo produce anticuerpos que bloquean las células musculares para que no reciban la información (los neurotransmisores) desde las neuronas (células nerviosas). Es decir, que cuando queremos hacer un movimiento, los músculos que tienen que activarse no pueden hacerlo porque esos neurotransmisores que salen de las neuronas tienen bloqueada la entrada a las células nerviosas. Es por esto que esta enfermedad se clasifica dentro de los trastornos neuromusculares (compromete al funcionamiento de los músculos y los nervios que los controlan).

Esta enfermedad es de origen desconocido (se relaciona con tumoraciones del timo) y puede aparecer en personas de cualquier edad, aunque parece ser que tiene una mayor incidencia en mujeres jóvenes y hombres mayores.

En los síntomas que suelen aparecer tenemos:

  • Cabeza y párpados caídosResultado de imagen de miastenia gravis
  • Debilidad o parálisis de los músculos de la cara
  • Visión doble (diplopia) y dificultad para mantener la mirada
  • Dificultad para hablar, afonía, problemas para tragar o masticar
  • Dificultad para respirar
  • Dificultad para levantarse de una silla, subir escaleras, levantar objetos…
  • Fatiga

Son diversas las pruebas médicas que dan el diagnóstico de esta enfermedad, y hablaremos de ellas con detalle en otro momento.

No existe cura para esta enfermedad a día de hoy, aunque hay varios fármacos recetados por el médico que ayudan para que tengan periodos de remisión sin síntomas, lo que les confiere una mayor calidad de vida.

Aunque se recomienda evitar el estrés, el calor, y el descanso, el profesional terapéutico siempre pondrá a vuestra disposición recursos y estrategias para que esta enfermedad no os debilite todavía más, por lo que es adecuado que os pongáis en manos de un profesional titulado y con experiencia que pueda ayudaros a que os mantengáis activos y con buena calidad de vida.

Seguir Leyendo