Daño Cerebral Adquirido

El daño cerebral adquirido (DCA) es una lesión repentina en el cerebro que se produce después del nacimiento, en un momento de tu vida sufres una lesión cerebral que  te lleva a una afectación del funcionamiento cognitivo, emocional, conductual, sensorial y/o físico. Puede deberse a diversas causas y, según donde esté localizado el daño, se encontrarán afectados unos u otros procesos. Hay que destacar también que no afectará del mismo modo a un cerebro en desarrollo (niños) que a un cerebro completamente desarrollado (adultos).

FEDACE ha realizado un informe con la colaboración del Real Patronato sobre Discapacidad durante el año 2015; en España viven 420.000 personas con Daño Cerebral Adquirido. El 78% de los casos tuvieron su origen en un ictus y el 22% restante en traumatismos craneoencefálicos y otras causas. Cada año se dan 104.071 nuevos casos de Daño Cerebral Adquirido: 99.284 por accidentes cerebrovasculares, 4.937 por TCEs y 481 por anoxias.

Las causas más comunes en el daño cerebral son:

Traumatismo craneoencefálico: la lesión del cerebro por un trauma o golpe en el mismo. Las causas más frecuentes son accidentes de tráfico (el 80% de los casos), accidentes laborales, práctica deportiva, violencia y caídas de diferente índole.

Accidentes Cerebro Vasculares (ACV): también conocidos como Ictus. El ACV es cualquier trastorno de la circulación cerebral, generalmente de comienzo brusco, que puede ser consecuencia de la interrupción de flujo sanguíneo a una parte del cerebro, ISQUEMIA, o la rotura de una arteria o vena cerebral, HEMORRAGIA.

Anoxias o hipoxias: es la ausencia o pobre oxigenación del cerebro durante un tiempo determinado, lo que provoca la muerte neuronal de parte del tejido cerebral. Cuanto mayor es el tiempo sin oxígeno, mayor es el daño causado. Algunas causas son ahogamiento, envenenamiento por monóxido de carbono (inhalación de humo), sobredosis, insuficiencias respiratorias asociadas a neumonía o a un estado epiléptico prolongado…

Tumores cerebrales: tanto el propio tumor como los procedimientos orientados a su eliminación (cirugía, radiación) causan daños importantes en el tejido cerebral circundante.

Infecciones: debidas a la invasión de microorganismos patógenos (virus, bacterias, hongos o parásitos) y la reacción de los tejidos a su presencia y a las toxinas que estos generan. Como puedes ser complejo demencia-sida, herpes simple, malaria,…

Las principales secuelas que nos podemos encontrar son las siguientes:

– Nivel de alerta

El coma es un estado temporal en el que el paciente permanece con los ojos cerrados sin responder al entorno. Puede durar horas, días o semanas. Al prolongarse más tiempo se considera que el paciente ha pasado a estar en Síndrome de Vigilia sin Respuesta, comúnmente conocido como Estado Vegetativo. En Síndrome de Vigilia sin Respuesta se observan respuestas motoras reflejas sin interacción voluntaria con el entorno. El mantenimiento de este estado durante al menos seis meses hace que las posibilidades de reversibilidad del mismo sean muy escasas; en esos casos se habla de un estado vegetativo permanente.

Entre los casos de pérdida de conciencia también se incluyen los estados de mínima consciencia. Difieren del Síndrome de Vigilia sin Respuesta en que el paciente tiene consciencia de uno mismo o del entorno y se pueden observar respuestas gestuales, verbales, realización de órdenes simples, respuestas motoras o emocionales…entre otras posibilidades de interacción.

 – Control Motor

Los problemas físicos son muy habituales en el DCA y se pueden manifestar de diferentes formas. Son frecuentes las hemiplejías (parálisis de la mitad del cuerpo) y las hemiparesias (pérdida de fuerza y destreza en la mitad del cuerpo). También puede verse comprometida la capacidad de mantener el control de tronco o/y cabeza, problemas de equilibrio y coordinación, alteración de la marcha, espasticidad, hipotonía,… entre muchos otros.

En algunos casos el trastorno del control motor afecta a la deglución, es decir, a los movimientos automáticos que permiten tragar alimentos sólidos o líquidos. Esta dificultad para tragar se denomina disfagia. En los casos más graves se debe recurrir a vías alternativas de alimentación, como sondas nasogástricas y gastrostomías. También puede haber trastornos en el control de esfínteres. Se presentan en diversos grados de severidad, desde la simple urgencia miccional hasta la doble incontinencia diurna y nocturna.

Finalmente, la fatiga es una manifestación física de un problema cognitivo, como la dificultad de concentración. Tras un daño cerebral completar las tareas más sencillas requerirá de un gran esfuerzo, por lo que deberemos planificar tareas e ir ajustándolas con paciencia a medida que la resistencia de la persona con DCA mejora.

– Procesamientos sensitivos o sensoriales

En esta área nos referimos a cómo recibimos información de nuestro entorno, a través de los canales sensoriales (vista, oído, olfato, gusto) y los sensitivos (tacto, equilibrio, propiocepción). Así, dentro del daño cerebral se dan casos de pérdida de visión o visión doble, pérdida de gusto y olfato, pérdida de audición, incapacidad de identificar dolor, alteración en la sensibilidad táctil superficial y profunda, cambios de temperatura en nuestra piel, problemas de equilibrio y en la percepción corporal.

Menos conocida aunque igualmente importante, la propiocepción reúne la información que recibimos del interior de nuestro cuerpo y posibilita, por ejemplo, que nos desplacemos sin necesidad de controlar visualmente el movimiento.

– Comunicación

Tras una lesión cerebral la forma de comunicación de la persona y su capacidad de entender y expresarse a través del lenguaje pueden verse alteradas. Existen diversos trastornos del lenguaje, aunque el más conocido es la afasia, que afecta a la producción de lenguaje hablado, a su comprensión y a la habilidad de leer y escribir. La persona puede tener dificultades para comprender el lenguaje verbal (afasia de predominio sensitivo) o ser incapaz de leer (alexia) o pérdida de la capacidad de escribir (agrafia) o tener dificultades para emitir un lenguaje comprensible para quienes le rodean (afasia de predominio motor).

También es frecuente la parálisis o lentitud de movimientos de los músculos que intervienen en el habla, es lo que conocemos por disartria. Este trastorno suele asociarse a trastorno de la deglución ya que se debe a la afectación de las mismas estructuras. En otras ocasiones es la propia emisión de voz la que se ve comprometida (disfonía).

– Cognición

La cognición hace referencia a las funciones psíquicas que nos permiten analizar la realidad circundante, aprender, reflexionar y tomar decisiones juiciosas. Técnicamente, hablamos de atención, concentración, orientación, memoria, capacidades visuoespaciales y funciones ejecutivas. Los problemas cognitivos destacan porque no son tan evidentes como el resto de secuelas del daño cerebral y podrían pasar desapercibidos en situaciones cotidianas.

Entre los problemas cognitivos destacan, en primer lugar, los relacionados con la memoria, esta no siempre llega a recuperar su funcionamiento normal y muchas personas con daño cerebral tienen dificultades de memoria a lo largo de toda su vida.

Finalmente, las acciones que requieren mayor esfuerzo mental pueden verse también afectadas por una lesión cerebral: aquellas que tienen que ver con nuestra capacidad de planificar, establecer estrategias o prever las consecuencias de nuestros actos; es decir todo lo que tiene que ver con el pensamiento complejo y con nuestra capacidad de mantener la atención. Las secuelas en el plano cognitivo pueden alcanzar el punto en el que la persona con daño cerebral no tenga conciencia de sus dificultades, sus limitaciones y su condición de persona con DCA; poniéndola en situación de riesgo cuando trate de realizar acciones para las que requiere algún tipo de apoyo.

– Emociones y personalidad

Las alteraciones de la conducta afectan a una gran cantidad de personas con Daño Cerebral Adquirido. Como pueden ser, agitación, deambulación, labilidad emocional, irritabilidad y agresividad, conducta sexual inapropiada, desinhibición conductual, depresión y ansiedad, apatía y egocentrismo. Estas serían algunas de las alteraciones más frecuentes, que se pueden dar en distintos niveles de gravedad y combinadas entre sí.

– Actividades de la Vida Diaria

Las Actividades de la Vida Diaria agrupan las actividades más comunes que realizamos cada día. Se clasifican en dos niveles de complejidad, las básicas y las instrumentales. El aseo, el vestido, el control de esfínteres y los desplazamientos son algunos ejemplos de actividades básicas; mientras que entre las instrumentales hay actividades referidas al manejo de la persona en comunidad, como por ejemplo: el uso del transporte público, bancos,  hacer la compra, las gestiones administrativas o desempeño laboral.

El concepto de actividades de la vida diaria no se refiere de forma concreta a un área del cerebro o a una de sus funciones, más bien habla de todas estas funciones en conjunto. Es un concepto esencial en rehabilitación y atención social ya que permite marcar objetivos a los equipos de intervención. Las actividades de la vida diaria permiten medir el grado de dependencia y analizar los progresos logrados. Cuanta más autonomía tenga una persona, será capaz de realizar por sí misma mayor cantidad de actividades de la vida; mientras que las secuelas del daño cerebral se convierten en un impedimento para vivir con esa independencia.

Enlaces de interes:

FEDACE-Federacion Española de Daño Cerebral www.fedace.org

CEADAC-Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral www.ceadac.es

ADACEA Alicante-Asociación de Daño Cerebral Adquirido de la Provincia de Alicante www.adaceaalicante.org

Guardar

Clínica Neuronova

Centro Especializado de Atención Integral a Personas con Afectación Neurológica. Somos un centro destinado al Tratamiento y Valoración de personas con daño neurológico

Deja tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.