ICTUS

ICTUS Clínica Neuronova

El ictus es una enfermedad que aparece, generalmente, de forma súbita, afecta, fundamentalmente, al cerebro y es causada por un inadecuado funcionamiento de los vasos sanguíneos que lo nutren, debido a que no son capaces de llevar el suficiente aporte de sangre a una parte del mismo (en este caso se llama ictus isquémico) o bien porque se produce su ruptura (lo que se conoce como ictus hemorrágico).

Cual de importante es esta enfermedad en la población general, queda reflejado en los siguientes datos. Afecta, cada año, a 120000 personas en España, de las cuáles fallecen un 30% (es la 1ª causa de muerte en la mujer y la 2-3ª en el hombre) y queda con discapacidad grave un 40% (es la 1ª causa de discapacidad y dependencia en el adulto). Uno de cada 6 españoles sufrirá un ictus a lo largo de su vida. El 70-75% de los ictus ocurren en personas mayores de 65 años, pero un 15-20% afectan a individuos <menores de 45 años.

Conviene aclarar algunos conceptos de uso muy habitual y que hacen referencia al ictus o ciertos aspectos parciales del mismo, que pueden provocar equívocos fáciles en la población.  Por un lado, existen términos que pueden considerarse sinónimos de ictus, como accidente cerebrovascular o apoplejía (este último en desuso). Por otro lado, otros hacen referencia a alguno de los 2 tipos principales de ictus, el ictus isquémico (infarto cerebral, trombosis cerebral, isquemia cerebral, embolia, obstrucción, coágulo como sinónimo de embolia…) y el ictus hemorrágico (derrame, hemorragia cerebral, coágulo entendido como hematoma…), siendo por tanto un tipo de ictus, no equiparables al concepto genérico y global de ictus.

Principales mecanismos por los que se produce el Ictus

También es interesante hacer conocer a la población que existen 3 grandes mecanismos o formas de que se produzca un ictus:

  • MECANISMO TROMBÓTICO:

es un estrechamiento que se va produciendo de forma progresiva en un lugar concreto (in situ) de un vaso arterial, generalmente por acúmulo de colesterol (placa de colesterol) y otras sustancias, y que acaba provocando que no pase suficiente cantidad de sangre por esa zona, llevando a la obstrucción parcial o incluso total del vaso. Ocurre en la arterioesclerosis, por ejemplo. Este mecanismo provoca un ictus isquemico.

  • MECANISMO EMBOLÍGENO:

en este caso la obstrucción parcial o total de un vaso arterial que se produce en un punto concreto se debe a que en dicha zona ha taponado el paso la llegada, desde otra zona distante, de un coágulo (es una masa, un acúmulo sólido, un conglomerado, de varias sustancias sanguíneas, muy consistente). El lugar principal donde se forman los coágulos es en el interior del corazón (debido fundamentalmente a arritmias), de manera que en algún momento salen del corazón y van a las arterias principales, circulando cada vez por vasos más pequeños hasta que quedan impactados en uno de ellos, produciendo la obstrucción (cardioembolia o embolia cardiaca). Los coágulos también pueden provenir de otras zonas estrechas de arterias, donde una parte de la placa se fragmenta, separa y circula hasta que tapona un vaso más pequeño (embolia arteria-arteria). Este mecanismo provoca un ictus isquemico.

  • MECANISMO HEMORRÁGICO:

se produce una rotura menor o mayor de una parte de una arteria cerebral y parte de la sangre sale de la misma, quedando dentro del tejido cerebral, donde se acumula y produce daño por diversos mecanismos (uno de ellos por la falta de espacio dentro del cráneo para albergar ese acúmulo de sangre). Este mecanismo provoca un ictus hemorrágico.

Ictus: factores de riesgo

Dos de los aspectos más importantes para divulgar a la población y que es preciso que esta conozca con mayor profundidad y manejo, sobre todo por las implicaciones potenciales de salud que conlleva, pues se puede conseguir que cada persona pueda actuar por sí misma en su grado de salud y riesgo de enfermar, son el de los FACTORES DE RIESGO y PREVENCIÓN PRIMARIA (este último hace referencia a todos aquellos métodos que sirven, siempre con el apoyo de la evidencia científica y experiencia médica,  para reducir el riesgo de padecer por primera vez un ictus, y van íntimamente ligados a la disminución o control de los factores de riesgo). De forma resumida y práctica, podemos considerar los siguientes (solo vamos a tener en cuenta aquí los modificables y más generales en la población):

  • Hipertensión arterial (HTA)

esta se considera con cifras > 140/90 o > 130/80 en diabéticos, patología renal o insuficiencia cardiaca. Es el factor de riesgo más frecuente y perjudicial, presente en el 70% de los ictus (aumenta el riesgo de ictus en 2 a 4 veces respecto a la población sin HTA). Prevención 1º si eres hipertenso: reducción tabaco, alcohol, peso, consumo de sal, mayor consumo de frutas y verduras, practicar ejercicio físico moderado, tratamiento farmacológico (todos son óptimos) bajo control médico.

  • Diabetes Mellitus

Prevención 1ª: mantener HTA < 130/80, mantener el mejor control metabólico glucémico posible, siguiendo las indicaciones de su médico.

  • Hipercolesterolemia

Prevención 1ª: tratar farmacológicamente (con estatinas) la hipercolesterolemia si el paciente asocia cardiopatía isquémica, diabetes mellitus o riesgo vascular elevado, siempre bajo indicación de su médico.

  • El consumo de tabaco

de forma activa, pasiva o de productos de tabaco sin humo incrementa el riesgo de ictus. El uso de sustitutos de nicotina y fármacos para la deshabituación pueden ser adecuados. Prevención 1ª: Abstinencia de consumo, evitar exposición pasiva al tabaco, no se recomienda el uso de productos de tabaco sin humo.

  • Alcohol (etanol)

Su consumo excesivo (>24 gramos/día) incrementa el riesgo de ictus. Su consumo leve (<12 g/d) o moderado (12-24 g/d) tiene menos riesgo de ictus isquémicos que los abstemios, pero no del ictus hemorrágico. 2 Conceptos a tener en cuenta: 1.- Fórmula para calcular los gramos de alcohol consumidos: gramos de alcohol = [volumen de bebida consumida expresada en centímetros cúbicos (cm3 o cc) X número de grados de la bebida (graduación) X 0.8 (densidad del alcohol)] / 100 (por ejemplo, un consumo de 100 cm3 (medio vaso normal) de vino de 13 grados equivale a 10,4 gramos de alcohol puro). 2.- En España una unidad de bebida estándar equivale a 10 g/día. Prevención 1ª en caso de consumo habitual de alcohol: Evitar el consumo de alcohol superior a 2 unidades en hombres y una en mujeres.

  • Dieta y actividad física

El sedentarismo incrementa el riesgo de ictus y la actividad física moderada (al aire libre o durante la actividad laboral) la reduce. Prevención 1ª: limitar la ingesta de sal, grasas, realizar un consumo habitual de pescado, legumbres, fibra, frutas y vegetales. En general se recomiendan 30 minutos de ejercicio moderadamente intenso la mayoría de los días de la semana, para personas de < 80 años y siempre que no presenten contraindicación o limitación médica para ello.

  • Fibrilación auricular y estenosis carotídea asintomática

En estos casos la modificación de su riesgo de ictus, en el campo de la prevención primaria, queda bajo la atención e indicación del médico de familia, cardiólogo, cirujano vascular o neurólogo, la cual debe ser siempre personalizada a las características del paciente.

¿Cómo afecta el Ictus al cerebro?

Posteriormente consideramos necesario apuntar algunas explicaciones sobre cómo afecta al cerebro la falta de suministro sanguíneo a una parte del mismo (¿qué le pasa?) pues entender estos procesos es básico para comprender uno de los fundamentos del porqué de la atención urgente al paciente con ictus agudo y el origen del código ictus.

De forma resumida podría explicarse así: la falta de flujo sanguíneo a una parte del cerebro provoca la activación de unos mecanismos de autorregulación, los cuáles en poco tiempo se ven sobrepasados si persiste la merma del flujo, lo que lleva al fallo de la función eléctrica de la célula (neurona y otras existentes en el cerebro), de manera que ésta no realiza la mayoría de sus funciones, salvo las de supervivencia, quedando como una “célula moribunda” pero “una célula viva y potencialmente viable si mejora el flujo sanguíneo en un plazo máximo horas”.

La zona cerebral donde tiene lugar este proceso es lo que se conoce como zona de penumbra isquémica y lo importante es que puede ser parcial o totalmente reversible si se actúa a tiempo y mejoran las condiciones del flujo sanguíneo. Sin embargo, si el flujo persiste bajo durante cierto tiempo, se supera el nivel crítico de supervivencia celular y se produce el fallo del funcionamiento interno de la célula, lo que produce su muerte de forma irreversible. La zona cerebral donde se produce esta situación de muerte celular es la llamada zona de necrosis.

Cómo reconocer un Ictus y cómo debemos de actuar

No obstante, conocer cómo sucede el daño celular en el infarto cerebral isquémico, de forma práctica queda en un segundo plano si no sabemos reconocer los síntomas de sospecha de la aparición de un ictus en un paciente. Esto es clave para que sea considerado un caso como una emergencia potencial y se pongan en marcha los mecanismos de su atención urgente.

Y este papel recae fundamentalmente en la población general, en cualquier persona que pueda ser testigo presencial de ello y que pueda dar la señal de alarma. Como en otras muchas situaciones, la población debería estar formada, o al menos informada, con mayor difusión, de los síntomas de sospecha de un ictus, porque, como veremos más adelante, tiempo es cerebro y la puesta en marcha del cronómetro puede recaer en cualquiera de nosotros en cualquier momento.

Los SÍNTOMAS DE SOSPECHA DE UN ICTUS son cualesquiera de estos 7:

  • Comienzo súbito de los síntomas (en minutos). Pueden extenderse y hacerse más intensos conforme pasan las horas, incluso a veces ser fluctuantes.
  • Pérdida de fuerza en una hemicara inferior (asimetría con desviación de la boca) y/o el brazo del mismo lado y/o la pierna del mismo lado.
  • Pérdida de sensibilidad al tacto y/o temperatura-dolor en una hemicara y/o el brazo del mismo lado y/o la pierna del mismo lado.
  • Alteración del habla que puede incluir desde sensación de hablar “lengua de trapo” y cambiar sílabas o palabras hasta la falta de comprensión por parte del paciente, habla lento o entrecortado e imposibilidad completa para hablar.
  • Pérdida de visión en un ojo, parcial o completa, en una parte del campo visual o en ambos ojos.
  • Pérdida de equilibrio de manera que el paciente no puede de forma autónoma mantenerse de pie o caminar, pudiendo afectar a una parte del cuerpo o incluso las 2 piernas.
  • Dolor de cabeza súbito y muy intenso, diferente del habitual (en ocasiones se debe a un ictus).

Una vez tenemos la sospecha de que lo que le puede estar sucediendo a una persona es un ictus, DE FORMA INMEDIATA TENEMOS QUE LLAMAR AL TELÉFONO DE EMERGENCIAS 112. En él seremos atendidos por personal cualificado en emergencias y, si es preciso, por un médico profesional, siendo fundamental en cualquiera de estos casos que describamos de la forma más clara posible los síntomas que padece el paciente. De nuestra rapidez en sospechar la existencia de un ictus y de nuestra comunicación veraz de los síntomas depende que se dé, el siguiente paso en la cadena asistencial al paciente con ictus agudo, la activación del código ictus, el cual será confirmado o no por el neurólogo de guardia del área de referencia para estos casos.

Existen algunos vídeos, accesibles en internet, que difunden estas últimas informaciones. Algunos de ellos fueron visionados en la jornada. Estos son sus enlaces:

Código ICTUS

ictus clinica elche neuronova

¿Pero, qué es esto del CÓDIGO ICTUS? Para entenderlo debemos comprender todo lo siguiente:

  • Cuando hay una disminución mantenida del flujo cerebral a una parte del cerebro se produce una zona de penumbra isquémica y otra zona de necrosis (comentado anteriormente). Conforme el tiempo de persistencia de la disminución de flujo va aumentando también va aumentando la zona de penumbra (potencialmente reversible) que se transforma en zona de necrosis (irreversible). A más tiempo que pasa sin mejorar el flujo sanguíneo más zona de cerebro muere: por ello tiempo es cerebro, tiempo que pasa es cerebro que se pierde.
  • Existe un tratamiento farmacológico que, administrado de forma intravenosa o intraarterial, tiene cierta probabilidad de mejorar el flujo sanguíneo porque puede provocar la rotura (también llamada lisis) de la obstrucción arterial (tanto en los casos de trombosis como de embolia) y desobstruirla, pudiendo conseguir que zonas cerebrales de penumbra isquémica sean viables y puedan recuperar su función de forma parcial o total, lo que significa que el paciente puede mejorar de sus síntomas o incluso, en el mejor de los casos, puede revertirlos por completo y quedar sin secuelas, totalmente asintomático. Esta medicación no puede hacer nada en las zonas de necrosis y no sirve para los ictus hemorrágicos, que tienen otros mecanismos lesivos diferentes. Este tratamiento se llama fibrinólisis o trombolisis intravenosa o intraarterial, según se administre por vena o por arteria.
  • Existe también un proceso invasivo o intervencionista para desobstruir una arteria y que consiste en introducir, a través de arterias, un dispositivo mecánico que rompa la obstrucción o bien que asegure un espacio suficiente para mantener un flujo sanguíneo adecuado: es la trombolisis mecánica.
  • Cualquiera de estas trombolisis, si funciona, es tanto más eficaz en poder mejorar los síntomas del paciente cuanto antes se administra o aplica porque hay más zonas de penumbra y menos de necrosis respecto a un cerebro que lleve más tiempo afectado por el ictus.
  • Desgraciadamente el tratamiento trombolítico no funciona en todos los pacientes, solo en algunos, y presenta riesgo de complicaciones o efectos secundarios, algunos de ellos graves, como la hemorragia cerebral masiva, por lo que no puede generalizarse su uso de forma simple. Está científicamente comprobado (evidencia científica) y confirmado por la experiencia que la clave de todo el proceso es SELECCIONAR de forma adecuada al paciente con ictus agudo para este pueda beneficiarse de la eficacia del tratamiento trombolítico con el mínimo riesgo posible de complicaciones, y que el profesional más cualificado para ello y con mayor éxito (entendido como la mejor relación beneficio/riesgo) en los estudios científicos desarrollados a nivel europeo y de otros continentes, que han hecho que hoy dispongamos de esta posibilidad real, es el NEURÓLOGO, confirmado después por la evidencia de la experiencia recogida.
  • La trombolisis tiene un periodo (un espacio de tiempo, una duración) llamado periodo ventana durante el cual se puede aplicar en el paciente seleccionado. Pasado este tiempo ya no es favorable la relación beneficio/riesgo para el paciente y no se puede administrar. Cada tipo de trombolisis tiene una duración distinta de su periodo ventana, y se basa en la evidencia científica recogida en los diferentes ensayos clínicos realizados. Actualmente el periodo ventana aproximado para las diferentes trombolisis, desde el momento en que se inicia el primer síntoma de ictus en el paciente, hasta que se aplica la misma es de 4,5 horas para la trombolisis intravenosa, 6 horas para la intraarterial y 8 horas para la mecánica, aproximadamente. En algunos casos de ictus de inicio incierto (el paciente se despierta ya con los síntomas y no sabe cuando han comenzado, por ejemplo) existen técnicas de neuroimagen por TAC o RM que pueden ayudar a evaluar el grado de daño cerebral potencial y permiten decidir al neurólogo sobre la aplicación o no de la trombolisis, aunque se desconozca con detalle el tiempo de evolución de los síntomas (dentro de cierto rango temporal).
  • La trombolisis intravenosa está prácticamente disponible en todos los centros hospitalarios de la comunidad valenciana, pero la intraarterial y mecánica solo en algunos pocos (en la provincia de Alicante solo están disponibles en el HGU de Alicante). Los neurólogos de guardia de código ictus (24 horas, 365 días al año) están disponibles de presencia o mediante teleictus (comunicación por videoconferencia con otros médicos, enfermeros, paciente y familiares/testigos) en aquellos hospitales que poseen Unidad de Ictus. En la provincia de Alicante hay 2 Unidades de Ictus, una en el HGU de Alicante y otro en el HGU de Elche, de manera que los neurólogos del primero atiende cualquier código ictus que se activa en la zona de Denia, Benidorm, Villajoyosa, Alcoy y Alicante, mientras que los del HGU de Elche atienden a los propios de Villena, Elda-Petrer, Orihuela, Torrevieja y Elche. La Unidad de Ictus es una unidad hospitalaria de atención neurológica integral a cualquier paciente con ictus en sus primeras 48 horas (fase aguda), haya recibido o no el paciente el tratamiento trombolítico. Las Unidades de ictus han demostrado con evidencia científica que consiguen mejorar la supervivencia y calidad de vida del paciente que ha sufrido un ictus.
  • Aunque es el neurólogo de guardia el que lidera todo este proceso de selección y decisiones sobre el paciente con ictus agudo, el código ictus implica la participación de muchos profesionales y personas, todos ellos vitales para un buen desarrollo del proceso (desde el paciente, testigo, CICU, SAMU/ambulancia, urgencias, neurología, radiología, UCI, farmacia, hospitalización)

Ya lo hemos ido definiendo a lo largo de estos puntos, pero el concepto de código ictus se podría resumir así: es un proceso de selección de un paciente con un ictus agudo, liderado por un neurólogo y que implica la participación igual de importante de muchos profesionales y personas, con el objetivo de considerar al paciente adecuado/candidato o no (relación beneficio/riesgo + o –), para someterse a un tratamiento trombolítico que pueda mejorar o restablecer el flujo cerebral previamente alterado y “rescatar” todo el tejido cerebral viable posible.

Finalmente dejamos constancia de algunas páginas web fiables que pueden ser útiles para la población general (algunas disponen de material descargable):

Desde la Clínica Neuronova esperamos que os haya sido útil toda esta información, pero si necesitáis más no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Clínica Neuronova

Centro Especializado de Atención Integral a Personas con Afectación Neurológica. Somos un centro destinado al Tratamiento y Valoración de personas con daño neurológico

1 comentarios

  1. Avatar

    José María Martí Teléfono 617336607 Preciso de una valoración de daño corporal traas el ictus sufrido el pasado mes de Enero, La seguridad Social me deniega una incapacidad y no puedo trabajar. Lo estoy pasando muy mal. Tengo la parte izquierda del cuerpo dormida e insensible.

Deja tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.